Lanzamientos

Los Hernáiz sacan al mercado la primera añada de los tintos ‘El Jardín de la Emperatriz’

Publicado el 19/02/2020 Categorías : Lanzamientos , REVISTA
Los Hernáiz sacan al mercado la primera añada de los tintos ‘El Jardín de la Emperatriz’

Los Hernáiz han iniciado la década con cambios substanciales en su proyecto más emblemático: Finca La Emperatriz, el viñedo que en tiempos perteneciera a la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo. Al lanzamiento de sus ‘Finca La Emperatriz Gran Vino’, le siguen ahora ‘El Jardín de La Emperatriz Blanco 2019’ y ‘El Jardín de la Emperatriz Tinto 2017’, que componen la segunda marca nacida en la propiedad que los Hernáiz tienen en el extremo noroccidental de la DOCa Rioja.

Son dos vinos de Rioja Alta, elaborados con uvas de la finca procedentes de cepas que se cultivan en vaso y espaldera con criterios de sostenibilidad. Además, la bodega ha iniciado los trámites para la certificación orgánica. ‘El Jardín de la Emperatriz Tinto 2017’ está elaborado con uvas de Tempranillo, Garnacha Tinta, Graciano, Maturana Tinta, Viura. ‘El Jardín de la Emperatriz Blanco 2019’ es un monovarietal de Viura.

Los vinos de ‘El Jardín de la Emperatriz’ son vinos donde destaca el carácter frutal, apoyado en la sutileza y tensión propias de la finca. ‘El Jardín de la Emperatriz Tinto 2017’ se vinificó parcialmente con levaduras indígenas en depósitos de acero inoxidable y hormigón y pasó a barrica de roble americano y francés en marzo de 2018. Ahí permaneció doce meses.

El efecto añada, pese a todas las adversidades, acabó jugando a favor: el 'año de la helada' dejó pérdidas del 35% de la uva y un rendimiento inusualmente bajo que redundó en la calidad. De hecho, las críticas en catas han coincidido en aplaudir esta nueva referencia con los 93 puntos de Andrés Proensa y James Suckling, y los 91 de Luis Gutiérrez para Robert Parker y la Guía Peñín –donde, además, consigue cinco estrellas en relación calidad-precio-.

Para ‘El Jardín de la Emperatriz Blanco 2019’, la bodega trabajó con uvas de Viura de cepas con más de 60 años cultivadas en la propiedad, vendimiadas manualmente y prensadas en atmósfera inerte. Tras la entrada en bodega, el mosto maceró a 8º C de temperatura junto a la pulpa, se desfangó por gravedad y, tras la fermentación alcohólica, permaneció con sus lías.

Entradas relacionadas

Compartir contenido