Cumplen años

Publicado el 19/04/2022 Categorías : Cumplen años , REVISTA
Aniversario Prada a Tope

Hablar de Prada a Tope es hablar de El Bierzo y del empeño de un visionario, José Luis Prada, por situar, hace ya 50 años, su negocio familiar, Cacabelos y el propio Bierzo, en el mapa de la enogastronomía, estando presente desde los inicios en la creación de la DO Bierzo -fue su primer presidente- y de la IGP Pimiento Asado del Bierzo, lo que demuestra su compromiso por “hacer Bierzo”.

Todo comienza en 1972, cuando toma las riendas de la tienda de zapatos familiar y va, poco a poco, convirtiéndola en un escaparate en el que lo mejor de la artesanía berciana convive con la ropa importada de Londres. Las cerezas en aguardiente, los pimientos asados con leña y los vinos bercianos comienzan a tomar protagonismo en la tienda de Cacabelos.

Pero eso no es suficiente para José Luis, que poco después restaura La Moncloa, una vieja hospedería del Camino de Santiago que se convierte en su manos en la referencia de recuperación de la arquitectura tradicional de El Bierzo y en una reivindicación de las tradicionales casas de comidas.

El abanico de productos gourmet bercianos no dejó de crecer: vinos, aguardientes, conservas, mermeladas..., convirtiendo Prada a Tope en la marca de calidad más longeva de El Bierzo, dando trabajo a 40 personas, exportando a 16 países de los cinco continentes y convirtiendo el Palacio de Canedo en el monumento más visitado de la comarca después de las Médulas.

En 1993, José Luis se hace con la propiedad del Palacio de Canedo, un edificio señorial del siglo XVIII, declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León y que estaba en ruinas, restaurándolo hasta convertirlo en un château a la berciana que engloba bodega, hotel, restaurante, tienda y fábrica de conservas, desde el principio abierto al visitante.

Así podemos disfrutar de diferentes experiencias de enoturismo, a las que se suman fiestas y eventos especiales como el dedicado al Vino Nuevo, que se celebra el segundo sábado de noviembre y durante el que se presenta en sociedad el Maceración Carbónica del Palacio.

Y junto a vinos inmediatos y juveniles, como ese maceración carbónica o su exitoso espumoso Xamprada, en Prada a Tope elaboran tres vinos de élite, fruto de los singulares parajes de Canedo: Prada Selección, Prada San Martín, y Prada Picantal.

José Luis Prada Méndez convierte la tienda familiar de Cacabelos en el centro neurálgico de la esencia de El Bierzo, haciendo famosos sus pimientos rojos asados y sus cerezas en aguardiente.

Desde sus inicios, el vino tuvo un importante espacio en Prada a Tope. 
Inaugura La Moncloa de Cacabelos, un lugar que ha marcado época, y la sigue marcando, con una estética y una calidad tan diferente que su visita justifica por sí misma viajar a Cacabelos..

Comienza a rehabilitar el Palacio de Canedo, monumento catalogado como Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León que lleva al menos tres siglos vinculado al vino.

En su moderna bodega, situada en el propio Palacio, continúan con la tradición que los señores de Canedo comenzaran a mediados del XVIII, elaborando una gama de vinos en los que el respe- to al entorno, la ecología y la preservación de la esencia y tradición bercianas son esenciales.
 Estas son las viñas de Palacio de Canedo, cultiva- das bajo los preceptos de la agricultura ecológica, responsable, sostenible y respetuosa. Son 30 hectáreas repartidas en diferentes parcelas, cada una distinta por el tipo de suelo, el desnivel, la altitud o la orientación al sol. Sobre ellas crecen la tinta Mencía y la blanca Godello, con las que elaboran sus vinos y espumosos de calidad.


José Luis crea su Fundación Prada a Tope, para contribuir a la mejora del medio natural y arquitectónico rural berciano. Sus iniciativas más destaca- das son el Bosque Didáctico, los premios Castaña de Oro y Palacio de Canedo y los premios “Por tu pueblo”, que galardonan a las personas que llevan a cabo altruistamente iniciativas de mejora de la calidad de vida de los pueblos.
.

Prada a Tope acaba de cumplir sus primeros 50 años, fiel a su filosofía de mostrar al mundo todo lo que atesora la comarca de El Bierzo: desde sus vinos llenos de personalidad hasta esas conservas que les han hecho famosos, como las castañas en almíbar. Castañas de El Bierzo, peladas a mano y cocidas y almibaradas de manera natural.
50 Aniversario Mencía de Paraje El Picantal 2017

FICHA TÉCNICA

Denominación de Origen: Bierzo

· Tipo: Tinto con crianza

· Variedades: Mencía

· La añada: La 2017 es una añada para el recuerdo, marcada por una climatología de influencia continental y un adelanto en el ciclo de la vid, que se vio truncada por una intensa helada a finales del mes de abril que hizo estragos en todo el país. Una de las escasas uvas que se salvaron en El Bierzo fueron las de la viña El Picantal.

· Crianza: La vendimia fue la más temprana que se recuerda. La uva fermentó en dos pequeñas tinas y posteriormente se crió en barricas de roble francés. Fue embotellado a finales de 2019.

· Temperatura de servicio: 14-16 ºC

· Procedencia: Alto del Picantal, entre Canedo y Campelo. Es una finca plantada una parte en 2008 y otra en 2011 a una altitud de 800 m y con orientación NE-SO. Es un paraje ubicado sobre una pendiente exagerada y a la máxima altura cultivable. Por encima, solo habitan los pinos. 

· Tipo de suelos: Textura franca. 

CATA
ueron de las primeras bodegas bercianas en apostar por el envejecimiento en barricas de vino de Mencía. “No funcionará”, eran las palabras que más oía el bodeguero cuando reservó la zona más fresca del edificio para su parque de barricas. Hoy, sus vinos de crianza y este procedente de su finca El Picantal, son vinos de referencia en la comarca. En este tinto de agricultura ecológica de corte clásico, los de Prada a Tope buscan la expresión del terruño, a través del uso de una barrica de roble francés no invasiva. De intensidad alta, encontramos en nariz aromas de frambuesas y fresón silvestre que asoman ya antes de mover la copa, dejando paso a notas de especiados dulces, y recuerdos de mentoles y bombón cherry sobre un fondo de elegantes maderas. La boca, con peso en la entrada, es corpulenta y estructurada, pero sin perder la fruta ni su parte más balsámica y mineral. De tanino rugoso, tiene muy buena acidez y un grato final de monte bajo y eucalipto. 

Entradas relacionadas

Compartir contenido