Bodegas

Publicado el 22/03/2022 Categorías : Bodegas , REVISTA
20 Aniversario de Arrayán Premium

Por Vanesa Viñolo

Hace veinte años la familia Entrecanales Marsans elaboraba la primera cosecha del abanderado de esta bodega mentridana, su Arrayán Premium. Así que era una ocasión perfecta para acercarnos a la maravillosas Finca La Verdosa (Santa Cruz de Retamar, Toledo) y ver qué tal le habían sentado los años a los Premium de Arrayán.

María Marsans, junto a sus hijos Mariana y Alejandro, nos acogieron en su bodega, situada en mitad de una finca cinegética sencillamente maravillosa, trasladándonos esa pasión por el vino que heredaron del tristemente fallecido José María Entrecanales. Una pasión que, como la propia María Marsans nos señaló, ya comienza a tener una historia que contar.

Así que, de la mano de Maite Sánchez, enóloga de la bodega, pudimos recorrer la historia de los primeros veinte años de elaboración de su primer Arrayán Premium, la añada 2002 y hasta el último comercializado actualmente, el 2012, mediante una cata vertical.

Como nos comentó Maite, el Premium plasma en porcentajes y variedades el viñedo que se plantó primigeniamente en La Verdosa de la mano del prestigioso Richard Smart y el estilo que marcaban los vinos top en aquel momento, con importantes estancias en barricas nuevas. Así, aunque con pequeñas variaciones, este tinto se construye en torno a la syrah (nunca por debajo del 50%), la variedad más abundante en su viñedo, seguida de la merlot y cabernet sauvignon, terminándose con un toque de petit verdot.

Actualmente Maite ha decidido injertar otras variedades en esa merlot que es tan sumamente complicada, variedades locales tan interesantes como las recuperada blanca Mizancho y la tinta Moravia (maravillosos los vinos que han elaborado con ellas) o la garnacha gris y blanca.

Además, han ampliado horizontes en Sierra de Gredos, donde han buscado viejas viñas de Garnacha y de Albillo Real, creando una línea de vinos muy moderna y atractiva, llena de identidad. 

Arrayán Premium en vertical

De la mano de su enóloga  conocimos estos 20 años de Arrayán Premium, comenzando por el más “joven”, el 2012, hasta llegar al 2002. Nos gustaron especialmente precisamente estos dos vinos, el primero y el último, los "doses" ya que nos ofrecían una línea más fresca y fina del Premium, nuestra preferida. Está claro que Maite ha optado por el camino de la elegancia, de la finura, de vendimias más tempranas en pro de una frescura que se agradece.

Asombra, en todos los casos, cómo sus Premium han sabido mantener el tipo en la mayor parte de las añadas, evolucionando desde esos tintos que recordábamos tan potentes y carnosos, hacia perfiles de una madurez muy bien llevada, compleja y delicada.

Entradas relacionadas

Compartir contenido