En el nombre del vino

Publicado el 16/03/2022 Categorías : En el nombre del vino , REVISTA
 30.000 Maravedíes
GarnachaMarañonesDO Vinos de Madrid

El rey Juan II, padre de la más conocida Isabel la Católica, designó Condestable de Castilla a Álvaro de Luna en los albores del siglo XV.

Un título que lo convertía en el máximo representante del monarca en su ausencia y que le otorgaba también otros privilegios. Como el de poder comprar, en 1434, el señorío de San Martín por 30.000 maravedíes.

Ubicado al suroeste de la Comunidad de Madrid, aquel paraje pertenecía entonces a los monjes del Monasterio de Pelayos de la Presa y, tras su adquisición, el nuevo propietario mandó construir el conocido como Castillo de Coracera. La fortificación albergó una bodega en la parte baja de la torre del homenaje hasta épocas recientes y hoy da cabida a una vinoteca. Este espacio está gestionado por una fundación cuyo copresidente, José Fernando Cornejo Pablos, ha sido propietario de Bodegas Marañones hasta su adquisición en 2021 por parte del grupo Alma Carraovejas.

Entradas relacionadas

Compartir contenido